S13-09

S13-09 ONLINE

Jóvenes y ciberactivismo: Un análisis de las elecciones generales de 2019

Las nuevas tecnologías se han convertido en una herramienta de especial importancia en las sociedades actuales, especialmente entre el colectivo de los jóvenes. Estos suelen utilizarlas de modo habitual en su vida diaria. A este respecto, el ámbito de la política se configura como un nuevo espacio para la participación política. Muchas voces han apuntado que las nuevas tecnologías ofrecen una oportunidad para una mayor implicación ciudadana, debido a los menores costes que generarían para ello.

En este contexto, el objetivo de este estudio es analizar el grado de participación política de los jóvenes en su vertiente digital. Más allá de estudios de caso sobre la actividad en determinadas redes sociales, se pretende abordar una visión más global de dicha realidad al realizar un análisis representativo del conjunto de la sociedad. Por consiguiente, se utiliza el método cuantitativo siendo la fuente de los datos las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Se lleva a cabo un análisis comparado de las prácticas de ciberactivismo de los jóvenes y del resto de grupos de edad, observando así si existen o no diferencias significativas en función de la edad. Dicho examen se efectúa en el contexto de las elecciones generales de 2019, lo que permite examinar la interconexión entre la participación política offline y la participación política online. Asimismo, emplazar el análisis de dicho comportamiento en el marco de una campaña electoral supondría, en principio, situarnos en un momento de pico en lo que respecta al activismo.

Los resultados preliminares muestran que son los jóvenes el grupo poblacional que presenta un mayor uso de las nuevas tecnologías, especialmente de las redes sociales. Los medios digitales, concretamente las redes sociales, se configuran como la segunda fuente de información política para la juventud española, por detrás de la televisión. No obstante, el ciberactivismo se circunscribe principalmente a informarse sobre la realidad política, más que a ejercer una participación activa.

Como principal conclusión destaca que las nuevas tecnologías, especialmente las redes sociales, se configuran como una de las principales fuentes que utilizan los jóvenes para informarse sobre política. No obstante, no se han encontrado evidencias concluyentes de que favorezcan una implicación más activa de los mismos protagonizando actos de participación política. Por ello, es necesario seguir investigando esta cuestión en otros contextos, más allá del de una campaña electoral.

 

Palabras clave: Participación política, elecciones, comportamiento político, juventud, internet, redes sociales

Documentación ONLINE

Ver el video en youtube

Firmantes

Nombre Adscripcion Procedencia
Fátima Recuero López Universidad de Granada España

Comentarios

  1. Salud Flores Borjabad2020-04-01 18:56:32

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Las reacciones se están produciendo en todo el mundo, de algún modo. Se puede ver que han existido movimientos en España como el 15-M, la Primavera Árabe en 2011 o los movimientos de Nueva York y todos ellos tienen un mismo fin. Tal vez, desde este simposio, podríamos plantearnos qué está pasando y cuál es el escenario que nos encontramos y cómo la globalización, en parte, también nos ha llevado a esto. Pues, si nos vamos al año 2000, en Siria hubo un conato de Primavera Árabe, pero no hubo internet, por lo que la llamada Primavera de Damasco no salió de su territorio y hubo que esperar 11 años más para que se generaran por la red y diera lugar a este movimiento que también ha podido servir de influencia a otras partes del mundo.

    • Fátima Recuero López2020-04-01 22:48:46

      Me parece una buena idea. Y creo que también sería interesante analizar la continuidad de esos movimientos para ver, de este modo, si las protestas han surgido por un desencadenante concreto y después se han ido diluyendo o, si por el contrario, han pervivido en el tiempo aunque sea con un menor nivel de movilización o de forma más intermitente.

  2. Pablo Martin Ramallal2020-04-01 15:27:09

    Gran exposición, enhorabuena. Me han encantado. En relación a tu exposición, me gustaría plantear un pequeño debate o más bien saber vuestra opinión en torno a opinión en la revelación de que la campaña del Presidente de los Estados Unidos de América, el Sr. Trump, involucró a la firma Cambridge Analytic para identificar 50 millones de usuarios de Facebook (The New York Times, 2018); la compra de datos del INE a las compañías telefónicas que en algunos medios apareció como una realidad y una buena noticia (ElPaís economía, 2019); o la modificación que se llevaba a cabo por la citada Ley Orgánica de Protección de Datos, a través de la disposición final tercera, de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, que permitía «la recopilación de datos personales relativos a las opiniones políticas de las personas que lleven a cabo los partidos políticos en el marco de sus actividades electorales se encontrará amparada en el interés público únicamente cuando se ofrezcan garantías adecuadas», y la poca difusión que tuvo (aunque a posteriori el Tribunal Constitucional declarara inconstitucional dicha disposición, - véase la nota informativa nº 74/2019 - aunque también es necesario hacerse eco de la poca difusión está sentencia, ni quien interpuso este recurso: el Defensor del Pueblo). Los datos son relevantes, ¿que papel debemos adoptar en ante esto?, porque podría decirse que ante la posibilidad del ciberactivismo… ¿Se adelantan a nuestros movimientos? Si es así de que sirve esto… ¿cómo podríamos solventarlo?

    • Fátima Recuero López2020-04-01 18:22:18

      Muchas gracias Pablo. Me parece muy interesante el debate que planteas, ya que considero que es uno de los principales problemas del ciberactivismo y del uso de las nuevas tecnologías en general. En la actualidad la información se ha convertido en un recurso del poder y la lucha por la misma se ha trasladado a la red. Desde mi punto de vista habría varias vertientes en torno a esta problemática. Por una parte, el anonimato que existe en el mundo digital implica que, en muchas ocasiones, los individuos no sepan con quién están interactuando. Ello, unido a las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías en las que cualquier individuo puede emitir un mensaje o información, favorece el desarrollo de noticias falsas y de informaciones no contrastadas. De esta manera, las fake news y la propia desinformación encuentran el escenario ideal en Internet, siendo utilizadas como una herramienta para tratar de influir en los individuos (en un primer momento en sus actitudes políticas con la finalidad de hacerlo, con posterioridad, en su propio comportamiento político). Por otra parte, la propia compra o utilización de los datos personales de los ciudadanos iría encaminada a ese intento de condicionar la opinión de los internautas y, como hemos visto en algunos casos recientes, en el voto de los mismos. Asimismo, aunque la red parezca un escenario democrático y libre, las plataformas utilizadas son propiedad de importantes compañías que controlarían así el ciberespacio. Los propios individuos aceptan los términos de uso y condiciones de esas plataformas, lo cual genera problemas para controlar el uso de esos datos que los propios internautas "ceden" voluntariamente. El intento de condicionar la opinión pública, que siempre han tratado de ejercer todos los actores políticos, encuentra en el ciberespacio un ámbito más propicio, debido a la menor regulación y control existentes. Aumentar los controles y la propia regulación podría ser una de las medidas para tratar de solventar el problema, aunque se trataría de un cometido bastante complejo por las propias características de la red, donde los resquicios para ese tipo de prácticas siempre serían mayores que el mundo tradicional.

  3. Salud Flores Borjabad2020-03-31 12:12:47

    En primar lugar, muchas gracias por vuestra participación. Ha sido muy interesante. A mí, personalmente, me ha llamado mucho la atención e, incluso, le veo relación con mi tema. Yo he hablado en este Congreso de la Primavera Árabe, pero hay un fenómenos post-Primavera Árabe que en algunos países ha dado lugar a una Primavera Árabe 2.0, incluso. No obstante, me llama la atención que en el mundo árabe es cierto que la usan los jóvenes, pero está impulsada por gente más adulta. Por ejemplo, en Siria todo empezó con un grafitti que dio la vuelta al mundo, pero luego hubo gente mayor como el caso de Ali Ferzat (n. 1951) y empezó a montar una revuelta en la red criticando directamente al presidente Bashar al-Asad, sirviendo de ejemplo a los más jóvenes porque sus dibujos aparecían en redes sociales y manifestaciones, promovidas por jóvenes principalmente. Entonces, mi duda es ¿pasaría aquí lo mismo? Es decir, ¿existe algún referente que los impulse a reaccionar? Muchas gracias otra vez y enhorabuena 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

    • Fátima Recuero López2020-04-01 18:48:21

      Muchas gracias Salud. Propones un tema que personalmente me genera bastante interés. Es llamativo como en la red existe infinidad de información sobre multitud de temas, así como protestas sobre todo tipo de cuestiones. Sin embargo, solo un pequeño número de ellas consiguen una difusión mayoritaria, o al menos relevante. Por tanto, el hecho diferencial en el ciberespacio es conseguir la movilización de los internautas, siendo gran parte de ellos jóvenes, y, sobre todo, trasladar el debate y la protesta al mundo offline extendiéndose así al resto de la ciudadanía. Tendríamos que realizar un análisis en profundidad sobre varios movimientos de este tipo para identificar qué elementos o referentes podrían impulsar dicha reacción. No obstante, desde mi punto de vista, considero que la situación actual de descontento hacia el sistema político, extensible a muchos países, favorecería esas manifestaciones, unida a las difíciles condiciones económicas de parte de la población. En este contexto, el detonante podría ir desde la acción de un líder de opinión hasta la emergencia de un símbolo para aglutinar ese descontento. Asimismo, el control de los medios (tanto en el ámbito online como offline) para conseguir esa difusión podría ser relevante para conseguir que un de terminado tema o presta se extienda entre la ciudadanía.

Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

ORGANIZA

COLABORA