S10-06

S10-06 ONLINE

La hiperrealidad retransmitida. Televisión y administración de las emociones

A pesar de la inmensa presencia y acumulación de poder para educar y administrar conductas que están mostrando redes sociales sustentadas en la motivación del “ser visto”, tales como Facebook, Instagram, o la creciente Tik Tok, así como la industria pornográfica o de los videojuegos, la Televisión, la cual forma parte de la misma industria de cultura-red en retroalimentación tecnológica con aquellas, es posible que siga manteniéndose hoy día como el principal agente socializador. Esta mantiene su hegemonía cultural sobre aquella motivación (ser visto en la tele es superior a ser visto en cualquier red social) así como para estructurar jerárquicamente a la sociedad, construir su mundo y mantener su orden simbólico. Tal poder parece quedar demostrado cuando se analizan con distancia noticias capaces de provocar emociones generalizadas (angustia, miedo, …) a través de técnicas como la dilatación en el tiempo, la creación de expectativa y la narración hiperrealista, bajo una forma de discurso posverdadero no definido por situarse más allá de la mentira, sino en una realidad sobrepujada.

De tal modo, sin olvidar que televisión y redes sociales se encuentran directamente interconectadas como dispositivos mutuamente dependientes, en nuestra ponencia, partiendo de los análisis de Baudrillard y Bourdieu en torno a estas cuestiones, se tratará de evaluar tal poder y afinar a través de ejemplos concretos una definición de posverdad donde esta no queda vinculada solo a la mentira, sino que también al exceso de verdad.

Documentación ONLINE

Ver el video en youtube

Firmantes

Nombre Adscripcion Procedencia
Álvaro Castro Sánchez Universidad de Córdoba España

Comentarios

  1. FernandoCBuenestado2020-04-14 17:12:06

    Hola Álvaro. Enhorabuena por su clara e interesante ponencia. Me ha gustado mucho como ha desarrollado el concepto de "hiperrealismo". Pero con ello me ha surgido una duda, ¿ Cree usted que es posible llegar a un término medio en el cual, a información consiga ser veraz y capaz de solucionar todas las preocupaciones y dudas de la sociedad sin sobrecargarla de datos ni hechos?. Personalmente, pienso que es muy complicado conseguir ese objetivo sin que sectores de la sociedad piensen que hay algo más que se esconde o no se cuenta, por lo que actualmente huir del sentimiento de desinformación o de "sobreinformación" es casi imposible.

    • Alvaro Castro2020-04-15 08:06:06

      Hola, muchas gracias por su comentario. Uno de los problemas es que la lógica empresarial de obtención de beneficios a través de la audiencia se impone a la ética periodística desde la cual, comenzando por la contrastación de fuentes hasta la elaboración de la noticia, la labor debería de realizarse mediante la atención a la verdad aún a sabiendas de que esta a veces se escapa, pero ahí entra la virtud de la profesión, la metodología,etc. Por otra parte, quizás sea preferible que la sociedad tenga, dentro de su cultura epistemológica -hoy día, desde mi punto de vista, totalmente deficitaria-, la conciencia de que el periodismo se puede equivocar, puede desinformar, o que nos ocultan algo en función de intereses, que el hecho de sentirse bloqueada y distraida frente a la pantalla sin posibilidad siquiera de plantearse eso.

  2. José Carlos Ruiz Sánchez2020-04-03 08:49:04

    Interesante el concepto semi-baudrillard de que la pantalla precede el mundo en el mundo contemporáneo pero tengo una cuestión, el sistema de signos de la pantalla auto-refencial en qué medida, dirías tú, configura la imagen del mundo del sujeto. Y en segundo lugar, si suponemos que el sujeto prioriza esa imagen-pantalla para la construcción de su identidad ¿Podríamos decir que estamos ante el final de la singularidad? un saludo y felicidades por las reflexiones.

    • Alvaro Castro2020-04-03 16:17:31

      Gracias por tu comentario José Carlos. La "medida" es difícil de establecer, además habría que tener muy en cuenta los contextos. Pero el sistema de imágenes que sustituye a la realidad guía -en el sentido de que al menos condiciona- nuestras relaciones en ella. Un ejemplo lo tenemos en el cine y nuestra visita a ciudades (ponencia 1); otro ejemplo que se me ocurre es la pornografía, de alta incidencia en la juventud y su manera de percibir-se en las relaciones sexuales; y si hablamos hablamos de los noticiarios y su hiperrrealismo, ¿pudiera ser que nos lleva a fijarnos en unos aspectos de nuestro entorno y no en otros? ¿a sentir, también, de una manera y no de otra? Respecto a la segunda pregunta, pudiera ser, pero dependerá de qué entendemos por sujeto. Yo lo entiendo más como relación dinámica, más que como algo sustantivo o estable (a lo que le sobrevienen cambios); pero presuponiendo algo de esa singularidad, creo que esta se constituye a través de las elecciones que va tomando en el marco de posibilidades con las que cuenta y en función de como se las representa. En tomarlas racionalmente y desde la responsabilidad moral para con uno y lo demás -los otros, el medio- se jugará la misma (y eso conlleva ser crítico con las ficciones sin fundamento o que ocultan la injusticia, por ejemplo). Tema interesante para seguir.

  3. Yolanda López López2020-04-01 17:03:32

    Hola de nuevo, Álvaro: He tardado un poco porque preferí escucharte dos veces. Creo que una tercera no me vendría mal, incluso. Muchas gracias por tus aportaciones, ya ves que generan reflexión. Efectivamente, la retransmisión minuto a minuto no significa mejor información, sino saturación y ruido. Ese es nuestro problema como receptores del siglo XXI. Creo que era Huxley quien hablaba de eso: temía que en el futuro los espectáculos de consumo rápido robaran tanto espacio al pensamiento crítico que la falta de lectores hiciese innecesaria incluso la censura; o que nos dieran tanta información que nos viésemos reducidos a la pasividad y el egotismo. Muy desencaminado no parecía... Enhorabuena por tu intervención.

    • Alvaro Castro2020-04-01 17:08:20

      Gracias por tu comentario Yolanda. Pues sí, Platón ya parece enseñar algo cuando en el mito de la caverna la luz ciega al prisionero, en lugar de iluminarlo. Si bien es cierto, que poco a poco y con esfuerzo logra ver a través de ella. Un saludo.

Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

ORGANIZA

COLABORA