S15-03 00

Edadismo y arte. El autorretrato como evidencia del propio envejecimiento.

Compartir en TWITTER/FACEBOOK/LINKEDIN

Deja tu comentario

Participa en esta ponencia enviádole tu pregunta o comentario a los autores

Añadir comentario

Aún no se ha añadido un video

Firmantes

profile avatar
Sandra Leal larrarteUniversidad del Quindío
profile avatar
Gloria Amparo Giraldo ZuluagaUniversidad del Quindío
profile avatar
Lilia Inés López CardozoUniversidad del Quindío

Enfoque

La imagen y en especial la imagen pictórica representa un cuerpo cultural utilizado por la humanidad como mecanismo de significación. Dice Mattelart (citado por Debray, 1994) que la vocación del artista no es la de transmitir mensajes, el artista no intenta comunicar sino comunicarse y a través del autorretrato no solo se presenta a sí mismo, sino que testimonia su proceso de envejecimiento. Esta traducción intersemiótica, entre el texto cuerpo envejecido y la pintura, devela una tradición imaginaria recesiva respaldada por las relaciones sociales e intrapersonales con respecto a la vejez. Las obras de arte, dice Arnold Hauser (1977) están hechas exprofeso para crear reacción convirtiendo la vivencia artística en un evento común entre autor y público ¿Qué nos dicen los artistas sobre su envejecimiento?

La evolución de los signos iconográficos que representan las distintas edades a través de las épocas, funcionan como registro sociológico de cómo se ha construido la imagen de los niños y los adultos mayores permitiendo reconocer cómo la influencia del contexto socio-cultural afecta la aceptación o el rechazo de las personas en función de su edad. De Lemus y Expósito (2005), explican el concepto de edad como “una marca social que estructura la forma en que somos percibidos” o cómo percibimos a los demás, demarcando así el tipo y la calidad de nuestras interacciones.

Cuando este tratamiento por edad marca distancias sociales, genera prejuicios y termina por conducir a un aislamiento social sectorizado se llega al edadismo. Según un informe realizado por las Naciones Unidas en el 2021, este comportamiento, que no está siendo reconocido, afecta a las personas mayores y también a los más jóvenes, poniendo en riesgo su salud y sus derechos. Es por eso que en esta investigación quisimos averiguar cómo se representa este proceder y la forma cómo cambia a través de las distintas etapas históricas.

A través de una investigación cualitativa en la que se analizó el contenido de obras anteriores y posteriores al siglo XIX cuando la mujer pasó a ser una ciudadana reconocida y se estableció el Estado de derecho. A través de 58 autorretratos de hombres y mujeres relevantes en la historia del arte, se indagó sobre el modo en que los artistas representan el envejecimiento teniendo en cuenta su situación personal y de época, pero también el modo en que integran identidad y dignidad.

Se encontró que quien ejerce como artista alcanza un plus personal al poder alejar de sí sus problemas y leerlos desde otra perspectiva, trasvasándolos en el lienzo y presentándolo al público quien ejerce como testigo. Su proceso de envejecimiento es su identidad y su arte es la forma en que se aceptan, lo que les da dignidad como seres humanos.

Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 00 comentarios en esta ponencia


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

Organiza

Colabora