S04-03 06

“Haciendo historia: antifeminismo en la producción cinematográfica de la II República Española”.

Compartir en TWITTER/FACEBOOK/LINKEDIN

Deja tu comentario

Participa en esta ponencia enviádole tu pregunta o comentario a los autores

Añadir comentario

Firmantes

profile avatar
Olga García-DefezUniversitat Jaume I de Castellón

Enfoque

Los avances a favor de la equiparación de los géneros y la igualdad de las mujeres que se promulgaron durante la vigencia de la II República Española hasta el inicio de la Guerra Civil toparon con el muro de contención de una sociedad de inercia patriarcal y de sectores que seguían demandando el sometiendo de las mujeres a un sistema familiar y social desigual y a una moral restrictiva de su libertad. En este momento de batalla entre la modernidad y la antimodernidad el cine de ficción realizado desde la consolidación del sistema de sonido sincronizado hasta el golpe de estado de julio de 1936 se mostró próximo a la moderación y la tradición e hizo gala de un general conservadurismo que solamente dejó atisbos de modernidad diseminados por los relatos fílmicos.

En este sentido, en las películas conservadas del periodo se percibe un antifeminismo transversal que adopta numerosas manifestaciones:

–  El cuerpo de las estrellas como reclamo cinematográfico. En esta fase de la cinematografía destaca un star system de jóvenes actrices, como Rosita Lacasa, Raquel Rodrigo, Rosita Díaz Gimeno, Antoñita Colomé, Imperio Argentina, Mapy Cortés, Maruchi Fresno, Pilar Muñoz, Lina Yegros, etc.

– La insistencia en la idea de la honra femenina. Tema narrativo central en El agua en el suelo (Eusebio Fernández Ardavín, 1934), Nobleza baturra (Florián Rey, 1935) y María de la O (Francisco Elías, 1936). Pero también presente en Rosario la Cortijera (León Artola, 1935), Incertidumbre (Isidro Socías, Juan Parellada, 1936), etc.

– La maternidad extramatrimonial como drama, dando lugar a un proceso de necesaria redención final y, a menudo, composición de un núcleo familiar, como ocurre en La Dolorosa (Jean Grémillon, 1934), Vidas rotas (Fernández Ardavín, 1935), La hija de Juan Simón (J. L. Sáenz de Heredia, 1935), El secreto de Ana María (Salvador de Alberich, 1935), Rinconcito madrileño (León Artola, 1936), ¡Centinela, alerta! (Jean Grémillon, Luis Buñuel, 1936) o Currito de la Cruz (Alejandro Pérez Lugín, 1936).

– El olvido de algunas nuevas dinámicas sociales, como el divorcio, ausente en la producción y solamente tratado, de forma irónica, en Madrid se divorcia (Alfonso Benavides, 1934).

– El castigo de la infidelidad femenina, como en La bien pagada (Eusebio Fernández Ardavín, 1935). Incluso cuando es involuntario, como en Madrid se divorcia (Alfonso Benavides, 1934).

– La defensa del “honor masculino” a pesar de que la mujer no haya cometido adulterio, como en Don Quintín el amargao (Luis Marquina, 1935) y El cura de aldea (Francisco Camacho, 1936).

– La insistencia en la representación de una sociedad donde se le seguían reservando a las mujeres los roles de madres y esposas.

– La participación social femenina vehiculada a través de la pertenencia al clero regular, como en Sor Angélica (Francisco Gargallo, 1934), Madre Alegría (José Buchs, 1935), El niño de las monjas (José Buchs, 1935) y La hermana san Sulpicio (Florián Rey, 1934).

Teniendo en cuenta estas variantes, el primer objetivo de la comunicación es realizar un recorrido que muestre el antifeminismo latente en las producciones conservadas del periodo 1932-36 (alrededor de 45 películas), siendo el segundo el de establecer un puente con el presente, no solamente por administrar al objeto de estudio una mirada actual desde los estudios de género, sino para recordar el potencial de los productos audiovisuales para generar imaginarios y discursos que se relacionan con la situación de la mujer.

Para ello se recurrirá al análisis fílmico, a la contextualización histórica y a los estudios de género, metodologías que permitirán un acercamiento al corpus de estudio teniendo en cuenta la función narrativa y discursiva de los personajes femeninos y la inserción de las producciones en un contexto de producción complejo, marcado por la legislación republicana a favor de la igualdad de género.

Como resultado, se demostrará que en el cine de ficción sonoro coincidente con la II República hasta el comienzo de la guerra civil se percibe una general corriente antifeminista que contradice el contexto de producción de las películas, centrado en los intentos y logros de los gobiernos republicanos por mermar las diferencias familiares y sociales entre hombres y mujeres.

Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 06 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      José Armando Guidi Gutiérrez

      Comentó el 20/04/2023 a las 08:32:29

      Muy interesante la contribución del tema. El análisis de las estructuras patriarcales que aún perviven deben servir para reflexionar y promover cambios hacia una sociedad tolerante y equitativa. Considero que todo se resume en dos palabras: Respeto y empatía. Ni machismo, ni feminismo.

      • profile avatar

        Olga García-Defez

        Comentó el 20/04/2023 a las 10:33:58

        Buenos días, José Armando,

        Gracias por el comentario. No obstante, no acabo de entender la última frase, la de "ni machismo ni feminismo", ya que no se puede ser no machista y no feminista al mismo tiempo. Actualmente, por lo menos en España, esa frase se suele utilizar desde una ignorancia que creo imposible en usted o como forma de desprestigiar al feminismo reduciéndolo a un supuesto hembrismo inexistente. Como sabrá, un principio fundamental del feminismo (de cualquier época y tendencia) es la firme creencia en la igualdad de derechos y obligaciones de los dos géneros binarios (hombres y mujeres), de forma que cualquier persona que crea que, efectivamente, hombres y mujeres debemos ser iguales en derechos y obligaciones, es feminista. Por lo tanto, repito, no se puede no ser machista y no feminista al mismo tiempo.
        Por otro lado, el feminismo, con todos sus desarrollos distintos por países, con todas sus tendencias internas, con todas sus fases y con todos sus matices ha luchado por la consecución de derechos para las mujeres, de derechos sociales, económicos, laborales, familiares, académicos, sanitarios y de cualquier índole. Sin todo el movimiento feminista previo yo no estaría aquí ahora contestándole a su comentario ni gozaría de todos los derechos que me reconoce la ley, por lo menos sobre el papel. Le invito, desde el respeto, a repensar su última frase y a investigar sobre el movimiento feminista en general, sobre las distintas fases (denominadas "olas") que ha tenido y sobre el feminismo español. También sobre la situación de la mujer en su país (índices de feminicidios, discriminación, etc.) y sobre las cuestiones que quedan por resolver en el mío (violencia doméstica, mayores índices de pobreza, desigualdad laboral, etc.). Tiene a su disposición mucha bibliografía al respecto que le invito a consultar. Reciba saludos.

    • profile avatar

      Juan Núñez Valdés

      Comentó el 12/04/2023 a las 10:03:40

      Buenos días, Olga. He estado escuchando con bastante interés su ponencia, ya que no estoy muy versado en lo acontecido en la Segunda República y pensaba que el contenido de su ponencia me podría facilitar bastante información. Así ha sido, aunque sinceramente estoy un poco sorprendido porque pensaba que, sobre todo al inicio de los años 30, la Segunda República tendía a favorecer a la mujer con sus leyes, tal como usted misma ha comentado que ocurrió en los años 31, 32 y 33, sobre todo, y además tenía noticias de la existencia de la Residencia de Señoritas, en la que se favorecía grandemente el estudio y el trabajo de la mujer en la sociedad y su actividad profesional. Sin embargo, por lo que usted ha comentado, sucedía generalmente todo lo contrario. Usted ha citado una gran cantidad de películas en las que el antifeminismo era un componente general, lo que da idea de cuál era entonces la situación real de esta cuestión en aquel tiempo.

      Únicamente me gustaría preguntarle si no hubo también películas en esa época, aunque fuesen pocas, en las que se destacase la igualdad de la mujer frente al varón, ya que me imagino que alguna de ellas también habría, e incluso, algunas de ellas posiblemente pudieran estar dirigidas por algunos de los directores que hubiesen dirigido las primeras. Nada más, felicidades por su ponencia.

      • profile avatar

        Olga García-Defez

        Comentó el 12/04/2023 a las 10:45:57

        Buenos días, Juan,

        Gracias por su pregunta. Como bien dice, los gobiernos de la República sí legislaron a favor de la igualdad de la mujer y se consiguieron grandes logros, como una preocupación por su educación, el voto, la posibilidad de divorciarse, etc. Lo que ocurre es que esa igualdad, plasmada en las leyes, no tuvo el mismo acompañamiento social porque no dio tiempo a cambiar ciertas dinámicas sociales. Por ejemplo, tras la promulgación de la ley de divorcio de 1932 se solicitaron un número de separaciones más baja que en otros países europeos (comparar con otros países es una forma de valorar porque no se puede comparar con etapas propias anteriores), porque para poder hacer efectivo un divorcio no hace falta solamente una ley que lo permita, hace falta también independencia económica femenina y apoyo social y familiar. Lo que ocurre es que este arranque de igualdad (muy loable) y, en general, la modernización que quiso implantar la República no caló en la producción cinematográfica, encaminada por una parte, a asentar el sistema de sonido sincronizado durante los años 1931 y 1932 (un proceso complicado porque suponía cambiar formas de rodaje y de interpretación, adecuar las salas de cine, etc.) y, por otra, a seguir respondiendo al gusto popular por un cine de entretenimiento, con cantantes de éxito (Angelillo, Imperio Argentina, Estrellita Castro, etc.) y con historias reconocibles (se hicieron muchas adaptaciones literarias y musicales). Otra circunstancia que ocurre con el cine de esta época es que no se conserva todo, hay películas desaparecidas y otras mutiladas, de forma que no podemos tener un conocimiento completo y, a veces, las afirmaciones que hacemos son parciales, solamente del cine conocido. Pero en general, el cine de ficción no integró en los guiones los avances a favor de la igualdad, los personajes femeninos son relevante narrativamente (protagonistas), pero siguen sujetos a estereotipos, a roles de género y se les exige el cumplimiento de una moral estricta. Por ejemplo, la cuestión de la honra que comentaba, es un tema recurrente: la mujer infiel o acusada de infidelidad que recibe el rechazo social y que debe luchar por volver a limpiar su honra, algunas veces por haber sido víctima de un simple rumor ("Nobleza baturra"). Sí que aparecen rasgos de modernidad en cuanto a las mujeres, como la música, el ocio, la urbanidad, el tabaco y el alcohol, etc., pero en general el acceso de la mujer (normalmente joven) al ámbito social suele ser a través del ocio, no de puestos de responsabilidad ni laborales (solamente artistas, prostitutas o del clero). Incluso cuando tienen un puesto relevante, como ser la madre superiora de un convento ("Madre alegría"), siguen doblegadas a los roles, ya que se dedican a cuidar niños abandonados a través de una especia de maternidad subrogada. En películas como "El bailarín y el trabajador" la protagonista podría tener un cargo en la empresa de su padre porque es su única hija, pero este se dedica a "reconvertir" al bailarín de su yerno en trabajador para que se encargue de la empresa. El cine de esta época es muy interesante porque refleja un momento de modernización y de rechazo de esa modernización, pero por desgracia es de difícil acceso y se ha perdido en parte.

    • profile avatar

      Antonio Ramos Carrillo

      Comentó el 11/04/2023 a las 11:36:11

      Hola.
      Muy interesante tu ponencia.
      Los contenidos del NO-DO son accesibles. ¿Crees que se podría hacer un estudio sobre la mujer a través de los contenidos del NO-DO desde los años cuarenta del siglo XX?
      No sé si se habrá hecho algo ya.
      Un saludo.
      Antonio Ramos Carrillo.

      • profile avatar

        Olga García-Defez

        Comentó el 11/04/2023 a las 12:05:31

        Hola, Antonio, gracias.
        Como bien dices, todos los números del NO-DO están accesibles en la Red. También los números especiales. Del NO-DO se han hecho estudios generales, como el realizado por Vicente Sánchez-Biosca y Rafael R. Tranche ("NO-DO, El tiempo y la memoria". Editorial Cátedra) y algunos que recuerdo sobre temas particulares, como el deporte femenino en el NO-DO (GASCÓN, Fátima GIl; DEOGRACIAS, José Cabeza. Pololos y medallas: la representación del deporte femenino en NO-DO (1943-1975). Historia y comunicación social, 2012, vol. 17, p. 195-216), la presencia del folclore (uno de los pocos espacios de proyección social de la mujer), el deporte en general, la visión del trabajo (Vicente Benet), representaciones de regiones de España, etc. Sobre la mujer sí que se podrían hacer estudios que tendrían que ponerse en relación, claro está, con el contexto de la postguerra y la nueva situación social y familiar de la mujer, con la presencia de la Sección Femenina, etc. Lo que ocurre es que a veces los noticiarios eran más interesantes por lo que ocultaban que por lo que emitían. Existen algunos textos sobre la construcción de la identidad femenina en los noticiarios y creo que es un tema muy interesante, porque las pantallas se convirtieron en emisoras del modelo ideal de feminidad de la postguerra.


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

Organiza

Colabora