S21-12 04

LA PROTECCIÓN DEL MENOR COMO CONSUMIDOR DE LAS LOOT BOXES, EN ESPAÑA Y EN EL DERECHO COMPARADO

Compartir en TWITTER/FACEBOOK/LINKEDIN

Deja tu comentario

Participa en esta ponencia enviádole tu pregunta o comentario a los autores

Añadir comentario

Firmantes

profile avatar
Elena Cristina TudorUNIVERSIDAD DE VALLADOLID

Enfoque

Las loot boxes son juegos de azar encubiertos al alcance de los menores a través de las redes sociales y los videojuegos. Se trata de un modelo de negocio al que le resultaría aplicable en España la Ley Reguladora del Juego de 2011 y toda su normativa de desarrollo. La imagen de peligrosidad que las loot boxes o ”cajas botín” ha adquirido en el mundo, en cuanto al modo en que ha llegado a afectar a los menores de hoy en día, ha hecho que los legisladores de muchos países regulen seriamente esta cuestión, si bien no de la misma forma. El trabajo tiene como objetivo reflejar las particularidades de las normas jurídicas aplicables en la materia, a nivel nacional e internacional, la doctrina existente y los resultados alcanzados por varias Autoridades nacionales con competencia en este ámbito. Todo ello, para poder extraer ciertas conclusiones con respecto a la eficacia actual de este marco jurídico que pretende defender al menor, desde una perspectiva comparada. Asimismo, se trataría el papel primordial que podría jugar aquí el legislador europeo como promotor de los esfuerzos necesarios para ponerse en común los resultados nacionales, en aras a conseguirse una solución europea que evite la fragmentación del mercado común y garantice la protección del menor, ya que el problema no es la existencia en sí misma de los videojuegos destinados a menores, sino la inserción disimulada en éstos de las loot boxes y el marco jurídico prohibitivo de esta práctica ilegal a nivel europeo y en cada uno de los Estados miembros. Un terreno todavía en desarrollo durante el sg. XXI.

Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 04 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Jia Lin

      Comentó el 12/04/2023 a las 00:52:42

      Hola, Elena. Me gusta mucho el tema que has elegido para la ponencia. Las cajas de botín o los gachapones son un tema del que se habla menos de lo que se debería, ya que están blanqueando los juegos de azar y es muy peligroso para los menores. He leído sobre varios casos de ludopatía tanto en menores como en adultos por culpa de las loot boxes, pero aún así, creo que prohibirlas es demasiado extremista. ¿Cree que se deberían prohibir o es mejor tratarlos como juegos de casino para, al menos, poder proteger a los menores?
      Un saludo.

      • profile avatar

        Elena Cristina Tudor

        Comentó el 12/04/2023 a las 18:38:53

        Muchas gracias por tus comentarios. Tratar las loot boxes como juegos de casino (lo que la normativa aplicable engloba en la gran clase de los juegos de azar) es directamente prohibirlas a los menores, por sus efectos nocivos sobre el desarrollo de los mismos. Yo entiendo que es así como debe ser, hay que proteger a los menores frente a prácticas que puedan generarles adicciones. En todo caso, respeto su decisión.

    • profile avatar

      Guillermo Paredes Otero

      Comentó el 11/04/2023 a las 14:47:26

      Buenas tardes Elena. Muy interesante su investigación y el recorrido por el marco legal de este tema tan complicado de gestionar. Personalmente creo que falta educación al respecto tanto a padres como a hijos. No sirve de nada que el niño tenga acceso directo a hacer gestiones económicas de compra de contenido digital en videojuegos si los padres no saben nada del tema y de lo que hacen sus hijos. Después vienen las sorpresas y descubrir que se han gastado miles de euros en loft boxes. Igualmente, tampoco creo que la solución paso por prohibir el acceso de este contenido a menores. Considero que todo pasa por una buena alfabetización digital. ¿Qué opina al respecto?

      Gracias y felicitaciones de nuevo.

      Un saludo.

      Guillermo

      • profile avatar

        Elena Cristina Tudor

        Comentó el 11/04/2023 a las 16:05:25

        Buenas tardes, Guillermo. Agradezco mucho tus comentarios. La normativa obliga a los que ponen a disposición de los menores loot boxes encubiertas en juegos de cualquier tipo a tomar las medidas necesarias para la correcta identificación de los participantes y de su edad y, al tratarse de una prohibición legal, en principio, los daños y perjuicios económicos derivados de ello serían responsabilidad de los que han dado acceso a los menores a juegos de azar encubiertos. Estos contratos de compraventa, protegidos como si fueran celebrados con los consumidores, en principio no tendrían validez legal, serían nulos por falta de un consentimiento válido jurídicamente. Es decir, deberían restituirse las cantidades gastadas por los menores, que se quedarían en todo caso con el provecho que hayan conseguido sacar en un juego de azar (si lo han hecho). La prohibición de estos juegos, en el contexto de contrato celebrado con consumidores, incluso hace que opere una inversión de la carga de la prueba (es decir, de defender la contraparte la validez del contrato recaería en él la carga de probar dicha validez, lo que suele ser difícil, por no decir imposible). En conclusión, la prohibición legal de las loot boxes la considero adecuada, incluso defendería la necesidad de fortalecerla con otros instrumentos jurídicos al alcance del legislador. Y, además, representa una garantía para los padres que se encuentren en la situación que has descrito. De lo contrario, les resultaría difícil, por no decir imposible, defenderse a los menores jurídicamente de adicciones al juego. Dicho esto, dejo para el final lo más importante, que es el matiz de falta de ética y moralidad que hay detrás de estos juegos, desde el momento en que los mismos se crean por los empresarios que los ofertan en el mercado. Y, desde luego, el derecho y también obligación de los padres de educar a los menores queda a salvo, siendo lo más importante de todo este puzzle. Finalmente, entiendo que la educación es un largo camino que debemos recoger todos en beneficio de nuestros hijos, y en este camino muchos veces encontramos todo tipo de obstáculos, de modo que una norma protectora de los derechos de nuestros menores siempre va a ser un buen aliado, si es suficientemente disuasoria para los que de forma disimulada pretendan generar adicción en los menores. De nuevo muchas gracias por tu interés en el tema.


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

Organiza

Colabora