S16-15 10

LA RETÓRICA COMO INSTRUMENTO DEL PODER ECONÓMICO Y POLÍTICO

Compartir en TWITTER/FACEBOOK/LINKEDIN

Deja tu comentario

Participa en esta ponencia enviádole tu pregunta o comentario a los autores

Añadir comentario

Firmantes

profile avatar
Jesús Víctor Contreras UgarteFacultad de Derecho. Universidad Complutense de Madrid

Enfoque

Introducción:

La retórica es el arte de hablar o escribir con elegancia y corrección procurando deleitar, conmover, convencer o persuadir al interlocutor o interlocutores a quienes se les dirige un mensaje, una idea o un discurso. Así pues, el uso de la retórica si bien sirve para transmitir con eficiencia un mensaje, éste puede perfectamente tener la intención de falsificar la verdad para provocar algún tipo de confusión, tensión o miedo que permita la manipulación de las masas sociales, en uno u otro sentido. Estas masas sociales terminan aceptando lo que se les dice calculadamente y se someten, voluntariamente, a lo que les determina el poder de turno. En este escenario, la retórica se convierte en un óptimo instrumento de ciertos intereses de poder, los que ya no buscan convertir a las personas en súbditos, sino que se interesan más por convertirlos en cómplices voluntarios de sus ocurrencias e intereses particularistas. Luego, el uso del lenguaje oportunista y calculador, el maquillaje elegante para decir las cosas, la exacerbación de sentimientos (miedo, culpa, pasión, indignación, reproche, etcétera), se convierten en herramientas propias del control de las masas sociales, sobre todo de las masas distraídas y poco esforzadas.

Objetivos:

Analizar los alcances del uso calculador de la retórica como instrumento de ciertos intereses de poder.

Metodología:

A través de un método descriptivo de los conceptos clásicos de la retórica, analizaré el manejo que se hace en la actualidad del discurso retórico, para luego proceder a prescribir mi punto de vista al respecto.

Discusión:

Poner en debate el uso de la retórica como herramienta que puede y es usada para el mal, esto es, para el control de la sociedad.

Resultados:

Concluyo, advirtiendo que la retórica es una herramienta de cuidado que es necesario conocerla a fondo para no ser embaucados con el mal uso que se puede hacer de ella.

Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 10 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Andrés Herrera Manosalvas

      Comentó el 13/04/2023 a las 06:40:51

      Jesús, quiero felicitarte por tu excelente ponencia, tengo una pregunta, la cual quiero expresarla en términos de comunicación, mensaje y persuación mediante el uso de la retórica. ¿Crees tu que Adolf Hitler dominaba la retórica en sus discursos o era otra la herramienta que utilizaba?

      • profile avatar

        Jesús Víctor Contreras Ugarte

        Comentó el 13/04/2023 a las 17:48:01

        Buenas tardes estimado Andrés. Muchas gracias por tus amables palabras. Efectivamente, Hitler usaba recursos retóricos para sus discursos. Aunque es sabido que también recibió clases de teatro para que su puesta en escena resulte más desenvuelta. Hitler enaltecía el pasado acentuando épocas de oro o épocas de grandeza histórica; recordando, insistentemente, la gran potencia mundial que había sido Alemania en el pasado. Sus discurso eran muy sencillo; no obstante, el atractivo era enorme. Hitler apeló a la emotividad despertando un sentimiento nacionalista en las masas. Un cordial saludo.

    • profile avatar

      Andrés Ortega Garrido

      Comentó el 12/04/2023 a las 22:40:47

      Estimado Jesús Víctor, muchas gracias por su comunicación. Querría preguntarle si estima que en el actual discurso político se podría llevar a cabo un análisis coherente con los postulados de la retórica clásica aristotélica y ciceroniana o más bien habría que recurrir a la nueva retórica de Perelman y Olbrechts-Tyteca. Muchas gracias.

      • profile avatar

        Jesús Víctor Contreras Ugarte

        Comentó el 12/04/2023 a las 23:52:56

        Buenas noches. Estimado Andrés, la retórica es el arte de la comunicación oral u escrita ejercitada de forma elegante con el fin de convencer, persuadir o conmover a tu interlocutor. El discurso político actual suele ser muy calculado y, definitivamente, tanto la retórica clásica como la más actual el sirven de instrumento para logra una comunicación que convenza o persuada a la ciudadanía, aunque esto no siempre se hecho con buenas intenciones y, muchas veces, se usa para engañar y someter a las masas distraídas (masas ignorantes, diría Platón). Un cordial saludo.

    • profile avatar

      Fan Yu

      Comentó el 12/04/2023 a las 00:42:04

      Hola estimado Jesús,

      La ponencia me resulta sumamente interesante. Me gustaría preguntar si existe la posible divergencia en la elección de recursos retóricos (tropos, figuras, etc.) empleados en la persuasión hacia fines negativos y aquellos utilizados en la persuasión hacia fines positivos.

      Saludos cordiales,
      Fan

      • profile avatar

        Jesús Víctor Contreras Ugarte

        Comentó el 12/04/2023 a las 16:36:47

        Buenas tardes estimado Fan. Un tropo es la sustitución de una expresión por otra cuyo sentido es figurado. Se trata de un término propio de la retórica (significaba «dirección»). En este sentido, el tropo es el cambio de dirección de una expresión que se desvía de su contenido original para adoptar otro contenido. Con lo cual, la sustitución de un recurso retórico se pude hacer tanto para fines malignos (como llamarle 'la cura que inmuniza' a un medicamento o vacuna que no lo es) o para fines inocentes y sin maldad (como llamarle 'león' a un tipo que es muy fuerte y decidido). Un saludo.

    • profile avatar

      Jesús Víctor Contreras Ugarte

      Comentó el 11/04/2023 a las 13:25:02

      Buenos días. Convencer supone apelar a argumentos lógicos y teóricos sobre el tema que uno desea transmitir. Con lo cual, cuando busco convencer, pretendo que el interlocutor interiorice el discurso a partir de su entendimiento inteligente y razonado. Por ejemplo, mostrándole y explicándole teorías, estudios y estadísticas que corroboren lo que digo. Por el contrario, la persuasión no busca una aceptación de mi discurso apelando a la inteligencia razonada de mi interlocutor. Aquí apelo al pathos. Apelo a las pasiones y a las emociones; esto es, al miedo, a la indignación, al enfado, a dar pena, etcétera. Por ejemplo, en la llamada 'pandemia del Covid 19' se apeló mucho al miedo para que las masas distraídas aceptaran someterse voluntariamente a medidas que hoy sabemos que eran medidas políticas de sumisión social y que no tenían que ver con lo sanitario. Existieron otros intereses que salieron beneficiados gracias al miedo que se provocó en las masas distraídas, poco esforzadas y fáciles de manipular. Hoy todo lo de la 'pandemia' está en entredicho (la pandemia misma, la existencia del virus, las inoculaciones, el uso 'necesario' de las mascarillas, la supuesta 'inmunización', la imposibilidad de efectos secundarios graves, la imposibilidad de muerte después de las inoculaciones, etcétera); los hechos actuales están demostrando las consecuencias a ese sometimiento masivo de las masas en el mundo. Y todo esto ha pasado, gracias a la apelación e imposición de un miedo irracional que se incorporó en esas masas sociales que aceptaban todo sumisamente, inmiscuyendo, incluso, a sus propios niños pese a que la inteligencia, la razón y los estudios científicos demostraban que no eran un colectivo en riesgo. Este es un excelente ejemplo para ver cómo ha funcionado la persuasión sobre demasiados seres humanos. Un cordial saludo.

      • profile avatar

        Ignacio Marcio Cid

        Comentó el 11/04/2023 a las 14:57:18

        Muchas gracias por las aclaraciones sobre la perspectiva desde la que se afirma.
        Saludos

    • profile avatar

      Ignacio Marcio Cid

      Comentó el 10/04/2023 a las 12:28:42

      Muchas gracias por la ponencia, que es muy interesante. El tratamiento de Aristóteles como gran teorizador resulta muy estimable y arroja todavía hoy luz sobre el presente. Me interesaría alguna aplicación sobre la distinción entre persuadir y convencer, que usted menciona, desde las fuentes antiguas. Gracias de nuevo.


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

Organiza

Colabora