CÓD.S07-75 ONLINE

La soledad y depresión escolar en la crisis de la pandemia

De la gran epidemia de la depresión en la sociedad moderna a una fatiga zoom en la sociedad de la pandemia estamos sumidos en la enfermedad de la tristeza. Un nuevo cansancio invade nuestras actividades educativas, de investigaciones, actividades laborales y productivas. Si bien, las depresiones siempre han existido a lo largo de la historia de la humanidad, ahora es un problema de salud pública y de aprovechamiento escolar por su expansión y se ha constituido en uno de los principales detonadores de la vaciedad de la existencia, el sin sentido de la vida y el auto encierro en la individualidad pretendiendo blindarnos con tecnologías digitales y redes sociales.

En este encierro, el mundo de pantallas se ha reposicionado. La tesis de homo videns de Giovanni Sartori nos ubicó en una sociedad teledirigida donde la televisión es utilizada para manipular como si se tratara de un perro ovejero ideológico.

Al finalizar 2019 con la aparición del coronavirus, su efecto se alargó hasta imponer un virus del encierro, de la absoluta soledad y la depresión que a estas alturas hemos arribado a la fatiga zoom, con las pantallas como centro sobre el que giran muchas actividades. Los estudiantes y maestros están sumidos en un cansancio del que todavía no sabemos cómo lo enfrentaremos en la postpandemia.

En este trabajo recogemos parte del sentimiento y angustia que viven quienes tenían sus clases presenciales y de pronto, de manera radical y abrupta, se dio un giro inesperado en todo el mundo a la educación. A la preocupación por un mundo de pantallas que aletargaba el pensamiento, nos domina el cerebro y nos convertía en seres videntes, el virus del encierro incrementó la exposición ante las pantallas, y sin más alternativas porque en la única forma que tenemos para continuar la vida.

Los jóvenes estudiantes y los profesores fueron recluidos en sus casas, en salas y recámaras sometidos a comunicarse por medio de pantallas. De lo presencial a lo virtual, de lo cercano a lo distante, de la compañía y convivencia a la soledad.  Ese virus del encierro provocó una soledad escolar, un incremento en problemas de salud mental, fatiga y violencia intrafamiliar.

En v arios países se agrega la soledad a la desolación, similar a una economía después de una guerra, donde los empleos, las actividades básicas, pero, sobre todo, el estado de ánimo de las personas está abatidos.

A pesar de ello, la apuesta es que podamos salir por medio de nuestra resiliencia para recuperarnos ante la adversidad y demostrar que lo virtual no sustituye a lo presencial.

Palabras clave

depresión Pandemia Soledad

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Irma Perea Henze

Ver Perfil

profile avatar

Manuel Armando Arana Nava

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 10 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Manuela Catalá Pérez

      Comentó el 05/05/2021 a las 08:54:58

      FELICIDADES Y GRACIAS POR EL TRABAJO. Sí, pensábamos que nuestros jóvenes alumnos iban a estar muy cómodos entre redes y ordenadores, ya que parecía que vivían en ellas. Estábamos equivocados: vivían o se permitían vivir en ellas porque tenían sus redes personales. Sin duda, todo esto (coronavirus y su consecuencias) ha tenido muchas repercusiones, algunas tal vez no se han identificado, pues han tambaleado a la persona como ser social. Gracias, de nuevo.

      Responder

    • profile avatar

      José Jesús Trujillo Vargas

      Comentó el 01/05/2021 a las 20:54:53

      Buenas tardes
      Agradeceros vuestro trabajo.
      En qué medida la soledad es determinante para la consideración de depresión?
      Desde qué conceptualización de la depresión partis en este estudio?

      Un saludo cordial y muchas gracias.

      Responder

    • profile avatar

      Javier Horacio Contreras Orozco

      Comentó el 30/04/2021 a las 00:42:52

      Qué tal José María:

      Creo que con el aislamiento por la pandemia la brecha digital se ha pronunciado aún más, porque los que carecían de la conexión, ahora doblemente padecen la falta de conectividad porque muchas actividades ha pasado a ser virtuales

      Responder

    • profile avatar

      Jose María Barroso Tristán

      Comentó el 29/04/2021 a las 19:01:20

      Buenas tardes,

      en primer lugar, felicidades por la investigación realizada. Creo que todos los docentes hemos estado comprobando de forma no sistemática estos problemas como la soledad y la depresión entre nuestros estudiantes durante el periodo del confinamiento.

      Me gustaría haceros una pregunta, ¿consideráis que la brecha digital ha aumentado esta sensación de soledad y depresión en aquellos estudiantes que no tenían los recursos necesarios para poder seguir la educación a distancia sin dificultades?

      Muchas gracias nuevamente por la investigación.

      Les mando un fuerte abrazo.

      Responder

      • profile avatar

        Manuel Armando Arana Nava

        Comentó el 05/05/2021 a las 00:13:26

        Hola, considero que tiene razón, ya que la situación actual ha hecho que se noten más las diferencias tecnológicas entre los estudiantes, marcando mucho la brecha que existe, de tal forma que muchos de nuestros estudiantes han mostrado rasgos de depresión.

        Responder

    • profile avatar

      Iván Pérez Sánchez

      Comentó el 29/04/2021 a las 18:24:13

      Un trabajo muy interesante. Cabe destacar que no es solo el momento de la enseñanza u aprendizaje. esta pandemia está generado gran desgaste psicológico en personas que antes no hacían un uso tan excesivo de las pantallas y será la futura pandemia con la que tendremos que lidiar.

      Responder

    • profile avatar

      Sara Cortés Dumont

      Comentó el 29/04/2021 a las 10:06:04

      Buenos días,

      Muy interesante vuestra ponencia. Efectivamente, el cambio de enseñanza con la pandemia ha generado un comportamiento muy distinto hacía el ordenador. Tanto docentes como alumnado, nos llevamos las 24 horas delante de una pantalla. En el caso de los alumnos, he detectado bajos rendimientos en sus estudios a partir del confinamiento y con comportamiento depresivos. ¿Creéis, como docentes, que tendríamos que empezar a buscar soluciones a estos comportamientos, antes de que deriven a enfermedades psicológicas más graves?

      Muchas gracias, un saludo

      Responder

    • profile avatar

      Javier Horacio Contreras Orozco

      Comentó el 22/04/2021 a las 15:55:20

      Buenos días:

      Creo que la sobreexposición a las pantallas, lamentablemente es una consecuencia del confinamiento y sobre todo, en menores de edad, que a los contenidos comerciales o para descerebrados, ahora "por decreto" y por orden de la institución educativa y de los padres, deben someterse a recibir la educación por pantallas .
      Ese "atracón" será uno de los retrocesos graves en esta pandemia.

      Muchas gracias por sus comentarios. Saludos

      Responder

    • profile avatar

      Xosé Ramón Rodríguez-Polo

      Comentó el 22/04/2021 a las 15:41:11

      Me ha parecido muy interesante vuestro trabajo. Destacaría la idea de que el confinamiento incrementó la exposición a las pantallas como la única forma de continuar la vida que teníamos. En el contexto de su investigación, me parecería útil saber si ese «atracón» de pantalla que hemos vivido nos ha enseñado a gestionarlas mejor.
      Muchas gracias

      Responder

      • profile avatar

        Irma Perea Henze

        Comentó el 04/05/2021 a las 02:42:36

        Muchas gracias a ti por el comentario y quizá ese sea uno de los retos a investigar, hasta dónde realmente las asumimos como parte de nuestra vida cotidiana o bien, realmente revaloramos los contrastes entre el intercambio comunicativo virtual y el presencial, cara a cara.
        Saludos cordiales

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.